jueves, 5 de enero de 2017

PETICIÓN A LOS REYES


Daniel, se sentía muy solo en casa; deseaba fervientemente que la cigüeña le trajera un hermanito con el cual jugar, hacer travesuras y urdir rastros por el pueblo. Hasta daba sardinetas a un cigüeño que había en el nido de la casa de al lado; todo en vano. Envidiaba a su amigo Elías por ser el tercero de cuatro hermanos y, en el colmo del desprecio hacia sus reiteradas peticiones, la cigüeña que anidaba en el nidal al cual él aportaba sardinetas, acababa de traer a sus padres otro bebé: una niña. Sin duda, las zancudas le tenían ojeriza.
-Eli, no hay derecho, vosotros ya sois cinco hermanos y yo, que no hago más que pedir a las cigüeñas que me traigan un hermanito, no me hacen ningún caso, me ignoran; hasta creo se ríen de mí.
-Pues no sé Dani en que penderá eso, te puedo asegurar que no habíamos pedido nada a Santa Claus, pero me alegro de tener una hermana. Mis hermanos mayores son unos mandones que no me dejan respirar y si no les hago caso, me cascan.
En más de una oportunidad Daniel, el profeta, se había apostado en las afueras del pueblo a vigilar el vuelo de las aves y alguna vez, las había visto dirigirse a los tejados de sendas casas con los clásicos paquetes colgados de su pico. Hasta en una ocasión percibió a dos cigüeñas, a la vez, posarse en la tronera del tejado de la señora Rosaura. ¡¡Pero nunca en su casa!!
Así que, aquel año, decidió cambiar de táctica. Esta Navidad se lo pediré a los Reyes Magos. Con su carta en la mano, se encaminó al Ayuntamiento donde habían instalado los Reyes su buzón. Allí, un falso Rey Baltasar, recogía las numerosas misivas infantiles. Cuando el Rey habló al niño, enronqueció la voz para evitar ser reconocido y guardó su carta aparte. Al llegar a casa tras la jornada “real”, Baltasar abrió la carta del niño recibiendo una sorpresa. Comunicó a su esposa la petición de Daniel, desconocida por ambos. El día de Reyes, junto a los regalos, Daniel recibió una carta del Rey Baltasar: “Querido Daniel: Hemos escuchado tu petición y para el año que viene, haremos lo posible por complacerte. A partir de hoy, pondremos en ello todo nuestro empeño”.

No hay comentarios: